PRIMERO, LAS PERSONAS

/ septiembre 3, 2021/ NOVEDADES

Primero, las personas

Fundada en 2012, la Cooperativa de Trabajo Cuidadores Domiciliarios Ltda. logró hacer de un oficio tradicionalmente individual una empresa de gestión colectiva, eficiente y democrática. Apoyo de la filial local del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (I.M.F.C.) y de FECOOTRA

La Cooperativa de Trabajo Cuidadores Domiciliarios, una experiencia de organización colectiva en constante crecimiento, funciona en la ciudad de Mar del Plata desde hace nueve años. Entre 2009 y 2010, un grupo de treinta mujeres que hicieron el curso para cuidadores domiciliarios que dictaba el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, se dieron cuenta de que realizar esta tarea individualmente las dejaba en una posición vulnerable. Todas tenían solo una persona paciente, pero anexaban a grandes rasgos los mismos inconvenientes: “problemas para percibir nuestros ingresos, para negociar con las familias, si nos enfermábamos dejábamos al paciente sin atender”. Al finalizar el curso, las coordinadoras las motivaron a organizarse para trabajar juntas.

La presidenta de la entidad está vinculada al movimiento cooperativo desde 1974, cuando entró como asociada a la Cooperativa de Crédito Juan B. Justo de Mar del Plata, que
más tarde se transformaría en filial del Banco Credicoop. También fue docente de Idelcoop y presidenta de las comisiones de asociados de las filiales Núñez (CABA) y Juan B. Justo del mismo Banco, además fue socia fundadora de la Cooperativa de Crédito Nuevo Impulso. Toda esta experiencia sirvió para que el grupo se animase a solicitarle si podía orientarlas, ya que tenían conocimientos teórico-prácticos acerca del cuidado del adulto mayor pero desconocían cómo conformar una ONG o Cooperativa.
El nacimiento de la entidad tuvo dos rasgos primordiales: la independencia y la autonomía, y contó además con la inestimable ayuda y el acompañamiento de diversas instituciones: el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC), que habilitó la sede mucho tiempo para poder realizar las reuniones y ayudó con la tramitación de la matrícula; el PAMI; la Asociación de Geriatría y Gerontología de Mar del Plata; y los profesionales de la salud que habían sido docentes del grupo y derivaban servicios de cuidado de pacientes, entre muchos otros.

El trabajo colectivo siempre es más dificultoso, pero mucho más gratificante a la vez, y poco a poco dio sus frutos. Las diez integrantes que iniciaron la cooperativa, ocho en carácter de cuidadoras y dos profesionales (psicóloga y asistente social), las primeras con pacientes particulares y las profesionales desde su actividad específica, lograron sufragar sus necesidades personales. Asimismo, en el espacio libre de cada una, destinaron tiempo y trabajo durante un periodo de tres años, de forma altruista y ad honorem, a la formación de la Cooperativa, hasta que, cuando la organización empezó a funcionar, de forma paulatina pudieron recuperar la inversión realizada. La cooperativa proporciona una serie de ventajas indiscutibles, como por ejemplo la situación de reemplazo en caso de enfermedad o ausencia de la persona que cuidada, de esta forma el paciente no queda desamparado, lo que representa un valor que estiman en demasía sus seres queridos.

Actualmente la cooperativa nuclea 140 cuidadores en actividad (120 mujeres y 20 varones), quienes viven exclusivamente de esta actividad.
La organización evolucionó ante las diferentes necesidades que fueron emergiendo, y hoy cuenta con 8 áreas de trabajo:
● Área Institucional
● Área Operativa
● Área Administrativo-Contable
● Área Psicología
● Área Educación
● Área Recursos Humanos
● Área Comunitaria (perspectiva de género- cultural-compromiso con la comunidad)
● Área Mantenimiento
Todas ellas tienen un cometido concreto y específico, pero a su vez están ensambladas globalmente, lo que permite el funcionamiento adecuado de la cooperativa día a día.
Participación y consenso son características relevantes de esta entidad, y es posible vivenciarlas en los Grupos de Reflexión coordinados por profesionales en psicología, donde se trabaja tanto temas que tiene que ver con la tarea específica del cuidado domiciliario como con los roles de conducción de la dirigencia. También es posible observar la participación y el consenso en los Espacios Participativos, donde todas las personas asociadas pueden compartir temas de debate y de decisión, como por ejemplo: cómo se participa de una Asamblea General Ordinaria Virtual; cómo se presenta una propuesta de renovación de autoridades: cuáles con los perfiles y requisitos necesarios para desempeñar el rol de dirigente; cómo establecer por consenso el incremento del costo del servicio cuando se estima oportuno.

Cabe destacar la importancia del carácter formador y formativo de la entidad, que dicta cursos de capacitación para nuevas promociones de especialistas en el cuidado. A partir de 2003 el Ministerio de Desarrollo Social dio los cursos de cuidado domiciliario de forma gratuita, en el año 2016 se interrumpieron y la cooperativa, con el aval del Ministerio, decidió cubrir la
demanda de gente que quería realizar dicho curso, por lo que, de este modo los cursos se convirtieron en formación de especialistas cooperativistas en cuidado domiciliario. A partir de los diferentes ciclos de capacitación realizados y de la demanda del mercado, la entidad pasó a tener nuevas generaciones de especialistas en cuidados jóvenes y con vocación, que mediante la organización pueden acceder a un trabajo formal, con aportes jubilatorios, obra social, inscripción en la AFIP, y pueden acceder al sistema bancario a través del Banco Credicoop.

Una de las grandes diferencias de trabajar de forma particular o en una cooperativa es la contención, la contención en el sentido más amplio de la palabra, que abarca a las personas pacientes y a sus familias pero también a quienes realizan el trabajo del cuidado, y que es extensiva a situaciones como por ejemplo la violencia de género, y tiene como finalidad la búsqueda de una solución en conjunto.
La creación de los Fondos de Asistencia de Salud y Fondos de Usos Múltiples mediante un pequeño monto mensual de las personas socias, permite que ante periodos de convalecencia por enfermedad o de accidente, en los que no pueden realizar su desempeño laboral habitual, o ante renovación de alquileres y mudanzas, puedan acceder a un préstamo sin ningún tipo de interés mensual y en cómodas cuotas de amortización.

¿Por qué el Rol de Asesoramiento a Otras Organizaciones o Grupos Precooperativos?


Pasados unos años de gestión, y debido al el nivel de vínculos que mantuvo desde un primer momento la cooperativa, tanto en el ámbito de gerontología de la ciudad como en el del cooperativismo, y mediante la adhesión a federaciones como el IMFC y FECOOTRA, comenzamos a atender solicitudes de consultas, asesoramiento y opiniones sobre las problemáticas más comunes que surgen en las entidades recién creadas, como por ejemplo el caso de los grupos en formación. Esta función de asesoramiento se ha transformado en una actividad habitual que ya se está incorporando como objetivo central de nuestra organización,

queremos destacar puntualmente el vínculo establecido con las cooperativas recién originadas en la localidad de Trelew con el respaldo de la Universidad del Chubut. En esta interrelación tienen un rol muy apreciado y destacado las distintas universidades del país, como MAR DEL PLATA, UNTREF, QUILMES, LOMAS DE ZAMORA, CENTRO, SAN MARTÍN, LA PAMPA y CHUBUT, entre otras. El acierto mayor de esta vinculación está asociada a la interrelación teórico-práctica (conocimientos científicos-experiencia de campo).
La relación establecida con los diferentes grupos en nacimiento o con entidades consolidadas, proporciona un valioso intercambio, y producto del mismo tienen origen grandes proyectos como por ejemplo, a la fecha: un trabajo compartido con los entes reguladores como INAES-DIPAC-DINAPAM, la elaboración de un proyecto de ley integral de cuidados, y la experiencia de acompañamiento de empresas incubadoras, entre otros.

¿Qué Tipo de consultas Realizan las Organizaciones Nuevas o Grupos Precooperativos?

Las consultas son diversas y las podemos agrupar a fin de una mejor visualización en tres grandes grupos:
● Características de los servicios brindados a las familias; costos de los servicios; modos de pago; convenios o acuerdos de parte, y características como por ejemplo, los perfiles de de las personas que realizan el trabajo de cuidado domiciliario dentro de su desempeño laboral diario.
● Capacitación en temas específicos: demencias, movilidad, paliativos; formación teórico-práctica para cooperativistas que trabajan en cuidado domiciliario; talleres de fortalecimiento (control de signos vitales, RCP, educación sexual).
● Coordinación, gestión y participación en asambleas constitutivas, asambleas generales ordinarias/extraordinarias, rol de dirigentes (síndicos/as y consejeros/as). Sentido de pertenencia, áreas de trabajo (específicamente
administrativo-contable y psicología), vinculaciones internas y externas, modalidad de trabajo con las obras sociales.

Reflexión Final.

Sabemos de la importancia de la articulación entre teoría y práctica, y en cooperativismo este aspecto tiene trascendental importancia. Lo que podemos apreciar es que las consultas y las dudas tienen que ver con cómo llevar a la práctica en la cotidianeidad lo que se ha expresado en la teoría. No hay dudas ni cuestionamientos sobre los lineamientos o las bases de la economía social y solidaria, especialmente sobre los principios y valores cooperativos, tampoco existen dudas en teoría acerca de si el modo asociativo es efectivo como salida laboral, la gran duda reside en cómo nos manejamos, cómo instrumentamos las tareas, en pocas palabras, sobre cómo desarrollamos un plan estratégico, con su correspondiente análisis de situación, desarrollo y evaluación de un plan anual y/o quinquenal de gestión, sobre la elaboración de proyectos y su correspondiente coordinación, sobre el lenguaje cooperativo (de qué hablamos cuando decimos éxitos, competencia, solidaridad, equidad, excedente, rentabilidad, cooperar, colaborar, representatividad etc.), en otras palabras, la pregunta mayor es acerca de cómo dar los primeros pasos, cómo crecer y sostenerse en el tiempo, cómo generar trabajo genuino y, desde allí, lograr un desarrollo sustentable para poder satisfacer necesidades económicas, sociales y culturales. Como lo declara la definición de cooperativa, ser cooperativista no es otra cosa que transitar un espíritu participativo en un marco legítimo y legal, como lo establece la Alianza Cooperativa Internacional.

Afectuosamente,

ELSA MIORI

Presidenta Cooperativa de Trabajo Cuidadores Domiciliarios Mar del Plata Ltda.

Compartir esta entrada